¿Tienes dificultad para mover el hombro o lo sientes como rígido e, incluso, te duele al apoyarte en él?

Son los principales indicios de una capsulitis adhesiva. Si no has padecido esta patología posiblemente el nombre te suene a chino pero, si te decimos hombro congelado, ¿te resulta más coloquial?

Esta dolencia de la que te vamos a hablar hoy tiene casi 150 años de existencia médica, pero inicialmente se la trataba con otro nombre.

En 1872, se la clasificó como “periartritis escapulohumeral” al detectar en diferentes pruebas inflamación en la bursa subacromial.

Unos 50 años más tarde fue el pionero cirujano estadounidense, Ernest Amory Codman, quién se refirió a este hombro congelado para describir ciertos cambios degenerativos en el manguito rotador de la articulación.

Desde 1945 ya la conocemos médicamente como capsulitis adhesiva de hombro, al detectar algunos investigadores cambios patológicos en la cápsula articular, de la que vamos a hablarte más abajo.

Pero independientemente de su nombre, lo que hoy vas a conocer fundamentalmente es cómo tratar esta capsulitis adhesiva con fisioterapia.

¡Vamos allá!

 

¿Qué es un hombro congelado?

 

capsulitis adhesiva de hombro

 


La mayoría de las articulaciones del cuerpo poseen una envoltura de tejido conjuntivo a modo de bolsa, entre otras estructuras. Este compartimento que las recubre aislándolas y que contiene el líquido sinovial, se llama cápsula articular.

Esta cápsula se adapta a todos los movimientos de la articulación formando unos repliegues. Y esta función es la que se encuentra afectada en la capsulitis adhesiva debido a una retracción de los tejidos.

Por tanto, hablaremos de capsulitis adhesiva de hombro sobre la limitación del movimiento de la articulación que cursa con dolor y rigidez y, que lo deja como congelado.

Un proceso doloroso que lo podemos diferenciar en 3 etapas:

  • Primera fase de dolor o inflamatoria
    La sensación dolorosa predomina sobre la rigidez. Es un dolor de carácter nocturno que afecta a los movimientos del día a día. Un dolor continuo que se prolonga en reposo.
    La duración de esta etapa es de 2-9 meses.
  • Etapa adhesiva o de rigidez
    La rigidez predomina sobre el dolor que va disminuyendo sobre todo por la noche. La limitación más notable es en las rotaciones o en movimientos como agarrar el cinturón de seguridad del coche o colocarse el sujetador.
    Esta etapa puede durar de 4 a 12 meses.
  • Fase de recuperación
    Es el tiempo de resolución del problema donde va disminuyendo el dolor y se va recuperando el rango de movimiento por completo.

La duración de todo este proceso de hombro congelado oscila los 30 meses. Y debido a este gran periodo de tiempo los pacientes generan un gran número de compensaciones que afectarán a otros segmentos corporales por la alteración del patrón.

Capsulitis adhesiva: causas más frecuentes

Aunque no existe una causa concreta explicable para este proceso inflamatorio de la cápsula articular, sí que podemos encontrar numerosos factores de riesgo que predisponen a desarrollar la patología.

Estos posibles orígenes o causas del hombro congelado los vamos a clasificar en tres grupos:

  • Intrínsecas: son aquellas que se encuentran cerca del foco como patologías del manguito rotador o del tendón de la cabeza larga del bíceps o calcificaciones en el hombro.
  • Extrínsecas: la lesión la encontraríamos alejada del foco, como pueden ser fracturas de húmero o clavícula, accidentes cerebrovasculares o cáncer de mama.
  • Sistemáticas: la diabetes, el hipertiroidismo, el Parkinson, el síndrome metabólico, las enfermedades autoinmunes o, haber sufrido una inmovilización tras una cirugía, pueden dan lugar a una capsulitis adhesiva de hombro.

Además, se ha asociado a una posible predisposición genética en hermanos gemelos con un riesgo de dos o tres veces mayor que el resto y, también, en las mujeres mayores de 40 años generalmente.

 

capsulitis adhesiva tratamiento

 

Diagnóstico y sintomatología del hombro congelado

Como te hemos indicado antes, lo más característico de esta patología es el dolor, la rigidez y la limitación de movimiento en el hombro.

A pesar de que radiológicamente no se encuentren hallazgos significativos, los síntomas más habituales de la capsulitis adhesiva de hombro es no poder dormir sobre el miembro afectado debido al intenso dolor y el empeoramiento de la calidad de vida por la limitación del movimiento.

Por su parte, el diagnóstico es mayormente clínico, una vez estudiado el historial del paciente y haber realizado una adecuada anamnesis en la primera visita.

En este sentido, es importante asegurarse de que la sintomatología que presenta no viene de otro tipo de lesión como puede ser tendinitis del hombro, alteraciones óseas o patología del manguito de los rotadores.

Para ello se suelen realizar en consulta diferentes pruebas de diagnóstico como puede ser la ecografía o la resonancia magnética, en las que se puede comprobar un engrosamiento de la cápsula, entre otros cambios significativos en el segmento que certifican que la lesión es una adherencia de la misma.

 

Tratamiento de la capsulitis adhesiva con fisioterapia

 

hombro congelado

 

El objetivo principal del tratamiento para la capsulitis adhesiva de hombro es conseguir disminuir el dolor y recuperar la amplitud de movimiento.

Para lograrlo en AFIDAS, tu centro de fisioterapia en Móstoles, seguimos varias técnicas:

  • Estimulación nerviosa transcutanea (TENs)
    Es una de las alternativas que junto con los analgésicos ayudar a reducir el dolor en las primeras fases donde este síntoma es el más limitante.
  • Movilizaciones articulares del hombro
    Nos referimos tanto a las activas (realizadas por el paciente) como a las pasivas (realizadas por el fisioterapeuta)
    Son unas de las mejores opciones para seguir neuromodulando el dolor y ampliando el rango de movimiento disminuido en unas fases más avanzadas.
  • Masaje transverso profundo y estiramientos
    Estas dos terapias pueden ayudar a relajar y estirar la cápsula articular para la mejora de los síntomas.

En los casos más graves con sintomatología durante 12 meses y, siempre evaluando los riesgos-beneficios de la intervención, el especialista médico podría barajar la opción de una artrólisis artroscópica, que es una cirugía en la que se secciona la cápsula para liberarla.

No obstante, por nuestra experiencia atendiendo varios casos de capsulitis adhesiva de hombro, las terapias manuales que aplicamos en AFIDAS son una gran herramienta para acabar con ese dolor intenso y recuperar la movilidad de la extremidad.

 

¿Quieres poner solución a ese hombro congelado?

LLÁMANOS