Está demostrado que, si ponemos el foco en una respiración consciente y no automática, mejora el estado anímico, físico y emocional de tu cuerpo, haciendo desaparecer dolores y evitando enfermedades.

 

¿En qué se diferencia la respiración consciente y automática?

La respiración consciente es la que nosotros hacemos, sintiendo como entra el aire de nuestro cuerpo y como sale del mismo.

La respiración automática se hace desde el formato de estrés y acarrea ansiedad, dolores y enfermedades, porque debilita el sistema inmunológico.  Está comprobado científicamente que, si hacemos unas respiraciones de manera consciente, reforzamos el sistema inmunológico, previniendo posibles patologías, incluso tumores. Adquirimos mayores controles sobre los pensamientos y la mente, usándolos a tu beneficio y ventaja.

Además, te encontraras con mayor energía y más vitalidad para afrontar tu día a día.

 

¿Te gustaría saber cómo hacer una respiración eficiente invirtiendo muy poco tiempo?

Desde Afidas te damos estas pautas:

 

  • Busca un lugar tranquilo en el que te encuentres totalmente relajado.
  • Solo te llevará  5 minutos al día
  • Puedes poner música relajante para que la atención sea más plena y no te interrumpa cualquier distracción
  • Puedes hacerlo sentado o tumbado, ¡tú eliges!
  • Coloca una mano en tu abdomen y la otra en el pecho.
  • Observa y siente como entra y sale el aire de tu tripa.
  • Inspira, llenado tu tripa de aire, con una pausa de tres segundos antes de soltarlo.
  • Espira, soltando el aire, también con una pausa de tres segundos.
  • Repite esta dinámica durante 5 minutos todos los días

 

Haciendo este sencillo ejercicio durante el tiempo indicado todos los días, conseguirás los siguientes beneficios:

 

  • Mejoras tu respiración
  • Mejoras el oxígeno en sangre
  • Tus células y tus tejidos están más oxigenados, estando más sanos.
  • La sangre y el oxígeno llegan a más partes del cuerpo, dónde antes no llegaban.
  • Mejoras la función del pulmón, evitando neumonías y afecciones cardiopulmonares.
  • Tu corazón se hace más fuerte, aumenta el retorno venoso y mejora su función, previniendo riesgos de infarto.
  • Mejora la tolerancia al esfuerzo, alcanzando mayores rendimientos en las prácticas deportivas o de vida diaria como el caminar.
  • La musculatura costal y de la columna se fortalece y previene lesiones en esas zonas.
  • Influye directamente en un sueño reparador y un descanso más óptimo

 

Las ventajas generadas a nivel mental y físico, son el control de los pensamientos a nuestro favor, haciendo que la bioquímica de nuestro cuerpo, como los llamados calmantes naturales, entre ellos las endorfinas, encefalinas y la serotonina, suban en sangre consiguiendo así que afrontemos las situaciones de la vida con una actitud constructiva y proactiva, mejorado, por ende, nuestra calidad de vida.

Si has llegado a una situación en la que el nivel de estrés te supera, tienes muchos pensamientos que te generan miedo, ansiedad y alteraciones digestivas, rigidez y dolores musculares y articulares, con alteración o falta del sueño y descanso insuficiente… Puedes ponerte en nuestras manos de ciego, ¡que ven lo que no ven los ojos!

No obstante, cuando este proceso se alarga en el tiempo, los especialistas a los que debes acudir son: el cardiólogo para evaluar la función del corazón, el psicólogo o psiquiatra para restablecer la función anímica y emocional, o el neumólogo  para valorar la capacidad ventilatoria.

 

¿Cómo hacemos desde la fisioterapia y la osteopatía en nuestro centro este protocolo de actuación?

 

Primero, hacemos una exploración de la columna y de la función respiratoria, con técnicas manuales de evaluación para supervisar la capacidad y función del diafragma.

A continuación, un masaje liberador del diafragma, que no es doloroso, sino todo lo contrario, es relajante.

En relación con las costillas, estiramos la musculatura intercostal.

Actuamos de forma manual en las costillas para alinear la columna, tratando así la escoliosis y desviaciones  de la columna vertebral, ya que este tipo de patología se tratan con un método de respiraciones para corregirlas y en su defecto, que no empeoren.

Por último, nos gusta comprometer a la persona implicada, enviándole para hacer en casa, una serie de ejercicios de mantenimiento para que mantengas unos buenos hábitos y mejoren su calidad de vida.

 

¿Sin respirar se puede vivir? No, pero está claro que, si respiras mal, vives mal.

 

¡Si tienes alguna duda, no dudes en contactarnos!

 

Pide tu cita con nosotros

Teléfonos: 91 646 17 54 686 47 08 17

 

Os dejamos enlace a otro interesante artículo de nuestro blog: “Da buena suerte confiar en Afidas”

Visita nuestra web en

Inicio