En nuestro anterior artículo te hablamos de una patología común que hemos visto acentuada últimamente en nuestro centro debido al sedentarismo durante los meses de confinamiento domiciliario.

Ahora que ya sabes qué es la espondiloartrosis ó artrosis de columna, en este nuevo post vamos a enseñarte unos ejercicios para espondiloartrosis lumbar y cervical muy específicos. Y es que estas regiones son las más afectadas por esta enfermedad degenerativa.

En la última publicación sobre esta dolencia te explicamos como el tratamiento con fisioterapia ayuda a proporcionar mayor movilidad a la columna y a mitigar el dolor  de forma efectiva.

De hecho, muchas personas afectadas artrosis de columna o con síntomas de dolor y falta de movilidad en esta estructura principal de soporte del esqueleto nos preguntan: ¿Es suficiente con acudir al fisioterapeuta para solucionar el problema?

Y la respuesta es “NO”.

Por ello, además de los dos ejercicios para espondiloartrosis lumbar y cervical que encontrarás en esta página, queremos orientarte en el trabajo que debes realizar para mejorar con tu patología de columna lo máximo posible.

 

Trabajo extra para superar una espondiloartrosis de columna

Si únicamente centramos el tratamiento en las sesiones de fisioterapia puede que no consigamos todos los resultados positivos que te comentamos en el anterior artículo en la parte de trabajo manual que realizamos en nuestro centro de Móstoles.

Esta labor debe ser conjunta, en equipo:

  1. Nosotros, como fisioterapeutas especializados, trataremos de mejorar la movilidad de tu columna y realizar diferentes técnicas para aliviar el dolor y normalizar el estado de la musculatura.
  2. Por tu parte debe existir una implicación personal en querer cuidar tu cuerpo.
    Un compromiso, que se puede traducir, en realizar ejercicios de espondiloartrosis lumbar y cervical pautados semanalmente, y así mantener en buen estado las articulaciones y la musculatura.

 

espondiloartrosis lumbar ejercicios

 

¿Qué deportes son más aconsejables para espondiloartrosis?

Además de conseguir unos hábitos de vida saludables, intentar no hacer esfuerzos extras que pongan en juego a tu columna y, no cargar peso, te recomendamos seguir estos consejos en tu día  a día:

A la hora de practicar actividades físicas, evita los deportes de impacto que impliquen correr o saltar.

Mientras, intenta realizar ejercicios de fortalecimiento, aeróbicos y que promuevan la flexibilidad. En este sentido resultan muy beneficiosos estos deportes que son muy dinámicos:

  • Natación
  • Ciclismo
  • Pilates

 

Ejercicios para espondiloartrosis lumbar y cervical recomendados

Desde AFIDAS, tu centro de fisioterapia y osteopatía de confianza te vamos a explicar un par de ejercicios para espondiloartrosis lumbar y cervical que puedes realizar en tu casa, y que van a ayudarte desde hoy a estar mejor.

Te recomendamos realizar estas dos rutinas mínimo dos veces al día. Una al levantarte para calentar la zona, y otras antes de dormir para relajar los tejidos.

 

Ejercicio 1: flexibilizar región cervical 

Objetivo: mejorar la movilidad de las cervicales, para que no estén tan rígidas y así aliviar el dolor.

Materiales: necesitarás una toalla pequeña de manos. Dóblala sobre sí misma, tantas veces como sea necesario, hasta que pueda cubrir todo tu cuello.

Guía para este ejercicio para espondiloartrosis cervical:

  • Coge la toalla con las manos por cada extremo y suavemente deja que repose en tus cervicales.
  • Tracciona la toalla hacia delante, hacia arriba, adelantando una mano y retrasando la contraria, para provocar los diferentes movimientos del cuello.

 

También lo puedes ejecutar sin toalla: simplemente con la mano forzando los distintos movimientos cervicales. No obstante, la toalla aporta seguridad, especialmente cuando hay dolor, y permite forzar un poco más el movimiento.

 

Ejercicio 2: Flexibilizar lumbar

Objetivo: mejorar la movilidad de las lumbares, para disminuir el dolor.

Guía para este ejercicio para espondiloartrosis lumbar

  • Colócate tumbado boca arriba en una superficie estable, como una esterilla o un colchón duro.
  • Coloca las caderas de tal forma que estén flexionadas unos 45º. Las rodillas ligeramente flexionadas y las plantas de los pies apoyados sobre la superficie.
  • Realiza estos dos movimientos:
    • Extensión de la columna, tratando de despegarla del suelo.
    • Flexión de la columna volviendo a contactar con el suelo.

 


Esperamos que te sean de utilidad estos dos ejercicios para espondiloartrosis lumbar y cervical y el resto de consejos que te hemos dado hoy, porque todo ello te ayudará  a mantener una buena salud de tu columna.

Si necesitas más información sobre la artrosis de columna, pincha aquí.

 

No obstante, si tus problemas continúan, en AFIDAS  podemos diseñar un tratamiento específico para tus necesidades. 

 

CONTACTA CON NOSOTROS