Seguro que más de una vez has escuchado decir a alguien, sin que antes mirase en internet, que “mañana a va llover”, simplemente por el hecho de que le dolían las articulaciones o se le había resentido alguna lesión ósea o muscular. Posiblemente estarías hablando con alguien meteorosensible.

Y es que las personas con meteorosensibilidad suelen sentir dolor muscular por cambio de temperatura. Estudios clínicos han demostrado que el cambio estacional y las variaciones del tiempo meteorológico sí que afectan a nuestro cuerpo. Estas reacciones se acentúan, además, cuando nos exponemos a situaciones climáticas a las que no estamos acostumbrados.

Con el cambio estacional nuestro cuerpo se abre a nivel musculo esquelético para recibir los ajustes del equinoccio. Y en estas fechas solemos recibir en nuestro centro de osteopatía y fisioterapia en Móstoles muchos casos de dolores en las zonas cervicodorsal y dorsolumbar.

La inestabilidad meteorológica (como la que hemos tenido durante el mes de octubre de 2018) genera en el organismo cambios y ajustes que sentimos como dolores o achaques, ya que no sabemos la causa. Por ello buscamos en nuestro cajón de justificaciones frases del tipo: “es la edad” o “es que he cogido frío”.

Al producirse dentro de las articulaciones una presión negativa, la presión externa cambia de forma manifiesta al entrar el frío, ahora en invierno. Por tanto, y sirva como ejemplo,  el dolor que tienen las personas con reuma se asocia a la bajada de presión que hay en el ambiente antes de que llueva.

 

meteorosensibilidad

 

Patologías asociadas a la persona meteorosensible

Todas estas situaciones asociadas a cambios estacionales o de temperatura provocan que las partes blandas de nuestro sistema musculo esquelético, como tendones y músculos y, también la parte ósea, deban ajustarse a dichos cambios para prevenir los dolores residuales que se generan.

Si eres meteorosensible o piensas que puedes serlo, es indispensable atender al cuerpo para prevenir estos tipos de dolor muscular por cambio de temperatura. Te exponemos algunas situaciones:

  • Antiguas lesiones o cicatrices
  • Casos de tendinitis o inflamación articular
  • Artrosis en personas de edad avanzada
  • Dolores de espalda y de cabeza asociados a problemas en la cervical y en el cuello
  • Episodios crónicos de artrosis y lumbalgias
  • Algunas situaciones que se derivan de la práctica deportiva: fascitis, dolores en rodillas o pubalgias

 

Tratamiento de AFIDAS para prevenir el dolor muscular por cambio de temperatura

 

dolor-muscular por cambio de temperatura

 

El tratamiento de acción para estos casos de meteorosensibilidad, donde es recomendable usar la fisioterapia y la osteopatía de AFIDAS, es específico para cada caso y situación personal. No obstante, podemos destacar como habituales para tratar con un usuario meteorosensible, los siguientes tratamientos:

  • Técnicas de masaje
  • Movilización controlada
  • Estiramientos de la fascia
  • Técnicas más dirigidas a relajar y corregir disfunciones articulares

En sesiones con personas mayores, la movilidad que damos a nivel estructural en huesos, músculos y articulaciones, consigue que el dolor se exprese con menos frecuencia y menos intensidad. Así logramos aliviar desaparecer estos procesos de dolor en apariencia sin causa.

Estas técnicas que te mencionamos son las más apropiadas y utilizadas por nuestras manos curtidas y entrenadas en la sensibilidad, a falta del sentido de la vista, como fisioterapeutas ciegos. Y es que como siempre decimos, nos han sustituido la visión por una capacidad táctil más desarrollada, lo cual nosotros sabemos usar.

Así que para el cambio estacional o variaciones meteorológicas extremas, en AFIDAS os recomendamos una visita para evitar y prevenir las posibles disfunciones que se generan a raíz de dicho cambio.

¿Y tú, eres metereosensible?

 

PIDE CITA