Seguramente que has visto en televisión a algunos deportistas con unas marcas redondas en la espalda, como si fueran moratones. O, incluso, físicamente, a otras personas en la piscina o en la playa con estas señales que pueden parecer golpes o accidentes. Pero no lo son.

Estas marcas se deben al tratamiento de ventosas, que es habitual en las consultas de fisioterapia como parte de las técnicas utilizadas junto al resto de terapias manuales que suelen aplicarse.

Muchos dolores de los que tienes en tu cuerpo, sobre todo en la espalda (una de las zonas que más nos suele molestar), pueden ser por contracturas musculares, por fatiga al ejercicio, abuso de posturas indebidas y, también, por problemas circulatorios.

Pues con esta terapia de ventosas podemos poner remedio a estas situaciones en cualquier tipo de persona, sin restricciones de edad.

Actualmente forma parte de nuestra terapia manual en nuestro centro de fisioterapia y osteopatía AFIDAS en Móstoles, que usamos para dar al cuerpo una sensación de liberación al dolor.

Pero como vas a descubrir más adelante, no sólo es efectiva en espalda, también en las piernas, incluso en las manos y en los pies.

 

Qué es la ventosaterapia y cómo funciona

 

terapia con ventosas en fisioterapia

 

También conocido como ventosaterapia o `cupping´ de su uso anglosajón, el tratamiento de ventosas es muy, muy antiguo. Más de lo que te puedas imaginar. Y ha ido variando con el paso del tiempo.

No sabemos con exactitud el origen de esta terapia con ventosas, aunque los datos más fehacientes provienen de la filosofía oriental, principalmente de la cultura china. No obstante, también se recurría a ella en el antiguo Egipto y resto del mundo árabe o en la antigua Grecia. Y también de forma casera por nuestras madres, padres y abuelos, como remedio de diversos dolores.

Inicialmente, estos objetos con forma de copa, se construían con vidrio, arcilla o bambú, pero actualmente las ventosas más usadas en fisioterapia son de plástico.

El mecanismo cuenta con una válvula y una bomba de aspiración o extracción encargada de crear el vacío y realizar un efecto de succión. Esta capacidad de succión del sistema es la que deja estas marcas, que se van desapareciendo con el paso de las horas de forma natural.

El tratamiento con ventosas en fisioterapia suele aplicarse en diferentes partes de la zona a tratar a la vez con una duración de unos 8-12 minutos.

 

Ventajas del tratamiento con ventosas en la terapia manual

Dentro de los beneficios de las ventosas que se suelen apreciar de forma más directa e inmediata, podemos destacar los siguientes:

  • Disminución del dolor
  • Aumento y mejora de la circulación sanguínea, tanto a nivel local como general.
  • Desaparición de las contracturas musculares que se han cronificado.
  • Mejora del sistema linfático.
  • Eliminación de zonas fibrosas, ya sea por heridas mal curadas, o incluso por intervenciones quirúrgicas.
    Por tanto, la ventosaterapia es sumamente efectiva para las cicatrices en fibrosis posquirúrgicas, contribuyendo a que los tratamientos sean aún más cortos.
    Y de esto podemos dar fe en AFIDAS con numerosos casos tratados.

Es una técnica que también es beneficiosa de forma clara en los procesos de estrés. Aunque la sensación de succión es más fuerte cuando se aumenta la presión, el contraste que consigue cuando se retira la ventosa, el cuerpo lo admite con un beneficio placentero, con un masaje liberador y de descarga.

Contraindicaciones

A pesar de los múltiples beneficios de las ventosas, esta metodología está contraindicada en procesos donde haya un trastorno circulatorio grave o severo.

Por este motivo, es recomendable que estés con un profesional a la hora de darte el tratamiento.

El terapeuta a través de tu historia clínica y una serie de preguntas que se suele realizarte en la primera visita, sabe si puede o no aplicar este método.

 

beneficios de las ventosas en fisioterapia

 

Diferentes soluciones y usos de las ventosas en fisioterapia. Así lo hacemos en AFIDAS.

El tratamiento con ventosas en fisioterapia está indicado para todo tipo de públicos, lo único que la presión varía si la persona es un niño o un adulto. Además, admite algunas variantes, como dejarlas fijas, moverlas una vez aplicadas o, incluso, ir girándolas.

Estas son algunas casuísticas en las que usamos esta técnica en AFIDAS:

  • Drenaje linfático
    Cuando se quiere hacer un beneficio para el sistema linfático como un drenaje manual, por ejemplo, la presión que se hace es muy superficial para que incida directamente sobre los vasos capilares.
    Así se consigue una sensación muy placentera y liviana de liberación, ya que el sistema linfático siempre está conectado con el sistema circulatorio sanguíneo.
  • Masaje con crema
    Se pueden también aplicar como un masaje con la crema y la propia ventosa. Aunque en este caso hay que provocar algo de dolor, una vez que se hace, se nota como se alivia la zona que se ha masajeado con la ventosa.
  • Contracturas crónicas y tendinitis
    Otro de los beneficios de las ventosas lo encontramos en su uso para contracturas crónicas a nivel muscular y tendinitis.
    En estos casos se pueden dejar puestas cuatro o más ventosas en la zona afectada y ajustar la presión para que haga un efecto terapéutico, aumentando la circulación sanguínea y disminuyendo el tono muscular.
    Así logramos desaparecer la contractura y, por ende, el dolor. Esta sensación es notoria desde el mismo momento en el que se retira la ventosa.
  • Sobrecargas en deportistas
    Para sobrecargas a nivel deportivo es muy efectivo la aplicación de este método, ya que la congestión que se produce a nivel circulatorio, con los dolores correspondientes, el producto de desecho a nivel muscular y articular se libera y se reabsorbe potenciado por el efecto de la ventosa.
  • Celulitis
    También puede ser útil para zonas con celulitis, ya que se moviliza la grasa. En estos casos hay que realizar tratamiento con ventosas combinado con ultrasonido, lo que daría para otro artículo.
    No obstante, el beneficio en esta situación está garantizado. Se aplicaría el ultrasonido con calor, como sustitutivo del método Indiba.
    Con el uso combinado de la ventosa, la zona celulítica disminuiría con varias sesiones de tratamiento.

 

Ahora que ya conoces las ventajas de las ventosas en fisioterapia, si quieres recibir un buen masaje placentero para tu cuerpo por parte de nuestro quipo de fisioterapeutas afincados en Móstoles, sólo tienes que llamarnos.

Conseguirás disminuir tus dolores articulares, musculares, recuperarte de una tendinitis, potenciar y reforzar tu sistema linfático entre otros beneficios.

PIDE CITA